Dentro de la inmensa variedad en la presentación de casos de cirugía de nariz, encontramos la punta bulbosa asociada a mala posición de cruras laterales, en estos casos el paciente suele quejarse de una punta redondeada de la nariz con poca definición y muy ancha.
Como en todos los casos, tiene mucha influencia el tipo de piel (delgada o gruesa) que juega un rol muy importante en la definición, y en la transparencia del esqueleto cartilaginoso, que es donde precisamente se centra el trabajo de la rinoplastia.
Para estos casos es conveniente usar un abordaje abierto el cual permite  evaluar perfectamente los detalles anatómicos  y de esta manera poder  modificarlos.
Particularmente uso puntos para afinar los domos de los cartílagos alares y es muy útil la colocación de injertos extraídos del propio paciente para reforzar y moldear  el borde narinario. Muchas veces a esta estructura, hay que agregarle un camuflaje en la punta con fascia del musculo temporal  dado que las pieles muy finas pueden transparentar con el tiempo los injertos que colocamos.
Además de esto en el caso presentado se reseca la giba dorsal y se estrechan los huesos nasales por osteotomías laterales.

Se muestran los resultados a los 6 meses post operatorios.

 rinoplastia-punta-bulbosa-nariz-pre1rinoplastia-punta-bulbosa-nariz-post-frente1

 

rinoplastia-punta-bulbosa-nariz-post-base1 rinoplastia-punta-bulbosa-nariz-pre-base1

 

rinoplastia-punta-bulbosa-nariz-pre-perfi1l rinoplastia-punta-bulbosa-nariz-post-perfil1